Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

viernes, 26 de abril de 2013

El día que Don Corleone fue burlado por un fotógrafo



Siempre me han gustado las historias, reales o no, que hay detrás de los grandes reportajes fotográficos. Aún tengo en la memoria la de Robert Cappa durante el desembarco en Normandia y los negativos velados;  o la de Josef Koudelka y su clandestinidad durante la Semana de Praga, entre otros.
Hoy vuelvo a Sergio Larraín y me gustaría escenificar en este post,  el día que burló al mismísimo capo de la mafia siciliana.

Calabria,  Italia © Sergio Larraín

Resulta que, en 1959,  el entonces joven fotógrafo chileno y postulante a entrar a Magnum, es mandado por el propio Henri Cartier Bresson a realizar un encargo imposible a Sicilia: un reportaje al temido Giuseppe Genco Russo, considerado por muchos como el jefe de la cosa nostra en la isla.

Palermo, Sicilia, Italia © Sergio Larraín

Russo aún era un desconocido para los grandes medios. Nadie había podido retratarlo Y Larraín viaja a Sicilia con ese alocado propósito.

Castelamare, Sicilia, Italia © Sergio Larraín

Durante tres meses, el fotógrafo recorre la isla y con su Leica va capturando instantes de ese recorrido por pueblos de la isla en busca de lo imposible. 

Funeral. Sicilia © Sergio Larraín


Pasa por la isla Ústica, por Villalba, por Palermo pero nada del Don Corleone. Nadie se atreve a decirle donde vive Russo.

Palermo, Sicilia, Italia © Sergio Larraín

Sin embargo, no pierde la esperanza. Está convencido que por lo menos, una oportunidad tendrá. Y ese día llega, cuando en un bar, un parroquiano le cuenta que Russo vive en un poblado llamado Caltanissetta.

Caltanisetta, Sicilia, Italia © Sergio Larraín

Como si se tratara de una película de cine negro, Larraín se hospeda frente a la casa del mafioso y como un auténtico papparazi, fotografía desde su ventana pero los resultados no lo convencen. No es su estilo, necesita un retrato de él, cerca, que mire al objetivo. Una utopía.

© Sergio Larraín

Larraín, aparte de ser un gran fotógrafo, parece ser un gran actor y logra persuadir al abogado de Russo. Se hace pasar por un inocente turista chileno interesado en ruinas romanas. Y, de esa manera, cae simpático a todo el mundo y pronto entra a la guarida del capo mafioso. Allí,  el padrino lo invita a comer junto a su familia.

© Sergio Larraín

Durante 15 días, lo visita diariamente pero sin sacarle ni una foto. Aún no se atreve. Necesita como un buen fotógrafo, volverse invisible.


© Sergio Larraín

Finalmente, después de un opíparo almuerzo, Larraín entra en acción. Saca su Leica y comienza a realizar bodegones en la casa del capo. Nadie dice nada, es sólo un simpático turista que quiere llevarse un recuerdo a su país piensa Russo y se va a dormir una siesta.
Larraín,  que ya tiene el billete de tren en su bolsillo para volver a Roma al día siguiente, cree que ha llegado su momento. Lo sigue hasta la habitación y comienza a sacarle fotos, mientras el mafioso descansa sentado en un diván.
   
De pronto, los guardaespaldas lo descubren y Russo abre los ojos, sorprendido.
Y así llega el instante imprevisible que hace mágica a esta historia y que Larraín cuenta con lujo de detalles en el despacho de Cartier Bresson en París, un tiempo después:

"¿Por qué usted toma tantas fotos? pregunta el capo mafioso sin dejar de mirar un sólo instante a Larraín.
El fotógrafo sin dudarlo y con total indiferencia responde:
"porque después hay que seleccionar la mejor para mi álbum de los recuerdos". Aunque parezca increíble esta absurda respuesta satisface al capo mafioso que, acto seguido se pone un traje y un sombrero para la siguiente foto.

Giuseppe Russo © Sergio Larraín

Lo demás ya es historia conocida. Larraín viaja a París con 6.000 fotografías y casi 100 imágenes de Russo. Las grandes revistas europeas y americanas publicaron esa primicia en primera plana y ese primer encargo fue la entrada definitiva del fotógrafo a Magnum.


Buen fin de semana a todos!

37 comentarios:

  1. Muchas felicidades por estas fotos de Sicilia . Me recuerda la España profunda de los años 50 y60. Saludos. Núria.

    ResponderEliminar
  2. Qué buena la historia! Y la has contado superbién en el post. Y qué fotos!! Larrain era un maestro del plano largo, cenital y vertical con figuras..La segunda y la séptima son antológicas!

    ResponderEliminar
  3. me alegro que te haya gustado, Rafa. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buena historia. Saludoa desde Perú. Beto

      Eliminar
  4. Curiosa historia. Mejores fotos.

    me alegro de haber descubierto tu blog.
    Añadido a mis feeds favoritos

    Saludos..Paco.

    ResponderEliminar
  5. Pienso que Larraín fue el pionero del VVS.

    ResponderEliminar
  6. Se hizo famoso empezo a ganar dinero y reputacion y lo mas importante, tuvo la suerte de que no fue perseguido por la mafia (me imagino)

    ResponderEliminar
  7. Me gustó el relato. Muy bien narrado. Y las fotos, excelentes. Salud!

    ResponderEliminar
  8. sabrosa la historia. felicitaciones.

    ResponderEliminar
  9. Historia perfecta para la sobremesa de un día de vacaciones mientras repasas tus fotos. Categoría de leyenda urbana. Muchas gracias por compartirla

    ResponderEliminar
  10. No sabemos la opinión del mafioso. Quizás estaba encantado con que su foto se publicará. Como en la película de Ciudad de Dios, donde los periódicos no tenían imagenes de la bande de Ze pequeño porque nadie se habia atrevido a hacerlas... y Ze pequeño estaba enfadado porque los periodicos no publicaran imagenes suyas.

    ResponderEliminar
  11. Buenísimo Marcelo! Una historia increíble y emocionante! Sobre todo para los que tenemos raíces en el sur de Italia!

    ResponderEliminar
  12. Increíble historia,con ella podría hacerse una película!! Las fotos magníficas, me ha encantado Te sigo desde ya. Saludos

    ResponderEliminar
  13. Excelente la historia de este fotógrafo y cómo demuestra que fotografiar no es solo darle a un botón.
    Da igual que sea una fotografía analógica o digital. Toda fotografía lleva una historia detrás. Una planificación, un estudio, "imaginarla"...y hasta cuando es casual hay que estar ahí y verla antes que nadie.
    Muy buen artículo. Me ha encantado saber esta historia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Me parece fantastico esta historia, gracias por compartirla...

    ResponderEliminar
  15. Fantástica y linda historia!!!!! Saludos desde Chile

    ResponderEliminar
  16. Muy buena historia. Pero aún no entiendo porqué le llama Don Corleone?

    ResponderEliminar
  17. Muchas gracias a todos por sus comentarios y por su visita a este humilde blog que está realizado con mucha pasión y corazón. Les agradezco profundamente.

    También aprovecho para hacer una aclaración ya que muchos me preguntan porqué llamo a este capo mafioso, Don Corleone.

    El tema es simple.
    Decir Don Corleone para mi significa capo mafioso y tiene su origen en el personaje de ficción recreado por Marlon Brando en el film de Francis Ford Copola: El Padrino. Por esa razón me he tomado la licencia semántica. Y eso lo tengo asociado, desde mi más tierna infancia: mafia con Don Corleone. Supongo que es una patología semántica pero a mi realmente poco me importa que en los hechos las cosas difieran o se entiendan equivocadamente.
    Y ruego que me perdonen los puristas porque el capo mafioso que persiguió el fotógrafo no era del pueblo de Corleone sino de Caltanisetta como bien digo en la nota.

    Espero que haya aclarado un poco el tema. La escritura es invención y los hechos no tienen que ser realmente ciertos. Simplemente creemos o dejamos de creer. Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
  18. Hermosas fotografías... con una narrativa ke me ha hecho viajar a sicilia al lado de nuestro gran fotógrafo..

    ResponderEliminar
  19. Interesante historieta, sí señor. Breve, intensa, entretenida, da que pensar... ¡y aderezada con espléndidas fotografías!
    Gracias, artista.

    ResponderEliminar
  20. La historia se escribe a base de tenacidad y atrevimiento ,este hombre los debia tener como pilones de rio, porque en esa epoca, la mafia era una palabra de calibre ,meterse en la boca del lobo para hacerle fotos al mismisimo capo,era de pulitzer y de kamikaze.

    ResponderEliminar
  21. Se dice que Sergio Larrain fue perseguido por la mafia, en su madurez, vuelve a Chile donde hay hace muchas fotografias de Valparaíso, se retira de todo y vive en un pueblito llamado Tulahuen, en la precordillera de la region de Coquimbo. En una cabaña en plena montaña pasa sus ultimos días. Larraín falleció el 07 de febrero de 2012.... su tumba de tierra está en ese pueblo.

    ResponderEliminar
  22. Genial tu historia amiga, te saluda un chileno.

    ResponderEliminar