Miradas Cómplices constituye un laboratorio de ideas, de reflexiones fotográficas e imágenes que, quizás, encuentren vuestra complicidad.

Translate

miércoles, 25 de mayo de 2016

La opción del color


Cada vez que imparto un nuevo taller de fotografía, siempre aparecen participantes que siguen teniendo dudas entre elegir trabajar con color o con blanco y negro.
Aclarar este tema es muy complejo ya que no existe una respuesta categórica. Cada fotógrafo tiene una determinación íntima al respecto. Lo único que puedo decirles es que tomen una decisión a priori, antes de comenzar a realizar un trabajo. Y no lo hagan después en la selección y edición para que quede mejor en blanco y negro o en color. Esas son decisiones accidentales que alteran la auténtica percepción del entorno hechas durante el trabajo.
Tanto uno como el otro, son lenguajes fotográficos diferentes que expresan distintas sensaciones,  emociones. Y eso hay decidirlo antes para optimizar el disfrute de la fotografía.
Como a mi me interesa el color,  veamos la opinión de “los grandes” con respecto a la decisión de trabajar con el cromatismo.
“Para mi es más una atracción física. Algo realmente que nace del estómago, cosa que me hace empezar a trabajar en el color” señala Harry Gruyaert


© Harry Gruyaert

“Para hacerlo 'con' color, - comenta Miguel Rio Branco -  uno tiene que ser capaz de dejar que los colores que lo rodean maduren dentro, por lo que pueden ser aplicaciones en una manera de conseguir la relación correcta a la luz, a la vez, a la acción, a las personas. Tal vez seamos capaces de expresar nuestro sentimiento de un sujeto, o nosotros mismos, no 'en' color, pero 'con' color”. 


Bahia © Miguel Rio Branco

Bahia © Miguel Rio Branco


No creo que haya algo distintivo en mi uso del color,  – señala Mary Ellen Mark,   famosa tanto por sus trabajos en blanco y negro como en color -  Creo que lo que es distintivo en mi trabajo es tal vez mi contenido. En las fotos de Miami ... es el color de la realidad y trato de usarlo en ese sentido.


Miami Beach, Florida 1979 © Mary Ellen Mark

Miami, Florida 1980 © Mary Ellen Mark 

South Beach, Florida 1979 © Mary Ellen Mark

“Es muy difícil trabajar en contra de la belleza .... en color. Sentí que en el caso de Nicaragua, la forma en que se expresaron, ya se trate de la pintura de las casas o de sus ropas ... algo se sentía bien sobre el color reflexiona Susan Meiselas.


 Nicaragua (1977 - 1980 )© Susan Meiselas

Nicaragua (1977 - 1980 )© Susan Meiselas

Los colores están por ahí – asegura Alex Webb -. Entras en un país como Haití. Es pobre. Sorprendentemente pobre. Hay un enorme represión. Sin embargo, las paredes son de color rosa brillante y de color verde brillante y es increíblemente hermoso. La complejidad de este tipo de respuesta que uno puede tener en el color es lo que me interesa”.


Haiti © Alex Webb

Haiti © Alex Webb

Hasta pronto!


Nota: Las citas de los fotógrafos fueron extraídas del catálogo On the line: The New Color Photojournalism. Walker Art Center 1986. 



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

lunes, 23 de mayo de 2016

Ventanas de composición

 Recurrir a ventanas como si se trataran de marcos o bordes dentro del rectángulo de visión de la cámara siempre ha sido un recurso saludable de composición.
Como siempre hago, acudo a la mirada de los “grandes” para encontrar el hilo de esta útil e interesante madeja de recursos compositivos.


© Marc Riboud

Marc Riboud utiliza este tipo de ventanas (con varias ventanillas) para aislar y sugerir varias historias visuales. Debo confesar que esta imagen es una de mis favoritas y un gran ejemplo para este tipo de recurso.


Nueva York 1963 © Tony Ray Jones 

Tony Ray Jones lo utiliza de la misma manera que Riboud pero para contar historias encuadradas de una manera más “lingüística”,  apelando al tamaño de letras, carteles publicitarios, colores, bodegones, etc.


© Fred Herzog

Una visión muy antropológica se puede apreciar en el abanico de ventanas retratos ante el gran ventanal de esta peluquería de Vancouver,  fotografiada por Fred Herzog.
A Herzog también le gusta sugerir a través de los marcos de las ventanas.


© Fred Herzog


Un recurso también utilizado por su contemporáneo Saul Leiter


© Saul Leiter

Leiter utiliza las ventanas de los autos para resaltar elementos a través del color y, a su vez, crear cierta tensión a través de lo “no visible”.



© Saul Leiter


Por otro lado, Lee Friedlander utiliza las ventanas de un teléfono público para aislar ciertos elementos que lo hacen más interesante y sugerente.


© Lee Friedlander

Henri Cartier Bresson el más clásico de todos los nombrados, utiliza los marcos para resaltar los retratos.


© Henri Cartier Bresson

 Y hasta se aventura a través del marco de una bicicleta.


© Henri Cartier Bresson


El Joel Meyerowitz de los primeros tiempos (en blanco y negro) también utilizaba el recurso clásico de Cartier Bresson para los retratos.


Nueva York, principios de la década del '60 del siglo pasado © Joel Meyerowitz

Este recurso tradicional es utilizado en muchas ocasiones por Lee Friedlander.

© Lee Friedlander

O por Tony Ray Jones.


© Tony Ray Jones

Alex Webb va un poco más allá y recurre a ventanas (en este caso espejos) para crear la sensación de distintos planos.


© Alex Webb

Webb también recurre a ventanas pictóricas para establecer la idea del discurrir del tiempo, el presente y el pasado de un bar. Un exquisito uso de este recurso.


© Alex Webb

Y así podríamos dar una infinidad de ejemplos de muchos fotógrafos que excederían la longitud de este post. Intenten en sus ratos libres buscar más ejemplos. Es bueno para vuestra cultura visual y recuerden:  que el uso de ventanas (marcos de cualquier mampostería urbana) pueden acentuar, resaltar, aislar o sugerir elementos de una forma creativa y así dotar a vuestra composición urbana de más profundidad de recursos.
Hasta pronto!



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

miércoles, 18 de mayo de 2016

Noches cerradas de fotografías


Uno de los retos del fotógrafo urbano que gusta del color, son las  fotografías nocturnas. En general, la mayoría de los entusiastas de este subgénero documental realizan las imágenes en la denominada “hora azul” (unos instantes antes que sea de noche). Y luego guardan la cámara hasta la próxima mañana cuando comienza un nuevo ciclo de luz natural.
Sin embargo, no todos hacen lo mismo. Para algunos como Patrick Zachmann trabajar en noche cerrada es un gran desafío en donde el alumbrado público, neones y carteles luminosos cobran un protagonismo de color diferencial.


Budapest 2004 © Patrick Zachmann


Y las composiciones un tanto oníricas, otro tanto impresionistas,  se ven afectadas directamente por los cambios de temperaturas de la luz artificial. En ese sentido, Zachmann se mueve inteligentemente por los espacios públicos nocturnos como se puede apreciar en estas fotografías que pertenecen a un ensayo fotográfico realizado en diferentes ciudades del mundo que explora justamente la vida nocturna.


Sao Paulo 1997 © Patrick Zachmann

Londres © Patrick Zachmann

Sin nos retrotraemos en el tiempo, este impresionismo onírico de puro color artificial se puede apreciar también en la fotografía del mediometraje de William Klein: Broadway by night (1958).


fotograma del film de William Klein

A diferencia del mundo digital actual en donde se utiliza sin escrúpulos ISO elevado con buen rendimiento visual y casi sin ruido; Klein debía trabajar con película Kodachrome de 24 ASA y según comentó con el diafragma bien abierto: F2 en plena noche.


William Klein, Broadway by light, 1958 from Polka Galerie on Vimeo.


En la actualidad y siguiendo la estela de Klein y Zachmann, me gusta el trabajo de Wing Shya que, entre otras cosas, es el fotógrafo exclusivo de las películas de Wong Kar Wai. A continuación, algunas fotografías de sus films.


© Wing Shya

© Wing Shya


La fotografía de Shya no es documental pero de sus composiciones se aprende y mucho para entender como se puede trabajar en noche cerrada y saber organizarse con la poca luz que hay.


© Wing Shya

© Wing Shya

Hasta pronto!


Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

lunes, 16 de mayo de 2016

Aprender a ver

El otro día, durante un taller en Girona, uno de los participantes me dijo abrumado que no veía nada en la calle. Me tomé un momento para responderle, y le dije que la única manera era tener paciencia y que se dejara llevar por cualquier elemento urbano que le suscitara interés. Pero, ¿cómo encontrarlos?, le pregunté sin esperar respuestas en lo inmediato.
En primer lugar, le dije que lo más importante de la cámara era su propio cerebro. Lo que tenemos en la cabeza, nos dará la primera aproximación de lo que buscamos en la calle.
Le dije también, que antes de hacer fotos,  buscara fondos. A partir de allí, podría potenciar algunas escenas callejeras.


© NIkos Economopoulos

© Ray Metzker

Así, a medida que caminábamos por las pintorescas calles de Girona atestadas de gente ( Festival Temps de Flors) le comenté que intentara armar (con esos elementos urbanos de interés) triángulos. Eso le daría cierto dinamismo a las escenas.


© Gueorgui Pinkhassov



© Joel Meyerowitz




Y también le comenté que no intentara describir todo a través de una imagen. Que intentara sugerir, que cortara cabezas, cuerpos, mampostería urbana. El resto se encargará el observador de tu imagen. Es bueno dejar librado a la imaginación, ciertas cosas que se insinúan en la fotografía.


© Harry Gruyaert
© Jeff Mermestein


Por último, le dije que tenía que equivocarse mucho. Es la única manera de mejorar: a través de los errores y la autocrítica. Y todo ello, acompañado de mucho trabajo. Entender la melodía secreta de las calles junto con una cámara, requiere tiempo y gastar zapatillas.


© Jeff Mermelstein


Y cuando regrese a su casa, que no se olvide de mirar buenos libros de fotografía de autor. Allí se encuentra buena parte de la cultura visual; tan amenazada por el “tsunami de ruido” actual que domina las redes sociales que no educan y sólo deforman la verdadera esencia de la fotografía.
Hasta pronto!



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!

miércoles, 27 de abril de 2016

Nadie como un local

Cada vez que visito una nueva ciudad, intento conocer quienes la han fotografiado. Gracias a ello,  aprendo a familiarizarme con sus calles sin conocerlas y esas metáforas visuales me enriquecen de sensaciones que después intento redescubrir a mi modo. Es un buen consejo.
 Además pongo especial interés en los fotógrafos locales porque creo que ningún extranjero puede hacerlo mejor que un local.  Salvo excepciones, se quedan en la superficie. Los fotógrafos locales logran sumergirse en el lado oscuro de la calle,  con más naturalidad que un extranjero.
En breve visitaré,  por primera vez, La Habana donde impartiré un taller junto con fotógrafos cubanos. La Habana debe ser una de las ciudades más fotografíadas. Y he encontrado, en mi investigación previa,  infinidad de fotógrafos que la han retratado. Pero, los que mejor me transmitieron su atmósfera urbana, son las imágenes realizadas por cubanos.

de su serie "Ciudad" 1992 © Raúl Cañibano Ercilla


Y en especial quiero mencionar el trabajo que ha realizado Raúl Cañibano Ercilla en los últimos 30 años.


serie "Hospital Psiquiátrico" 1998 © Raúl Cañibano Ercilla

Desde mi punto de vista, pocos fotógrafos urbanos la han retratado con esa original intensidad visual. Casi secreta de las calles que a los fotógrafos extranjeros les cuesta visualizar.


serie "travesti" 2001 © Raúl Cañibano Ercilla


“La ciudad con más ventanas abiertas” escribió Abilio Estévez en su Inventario secreto de La Habana.  Y esas ventanas abiertas le sirven de pretexto a Cañibano para introducirse en las atmósferas místicas de los actos religiosos de la santería, de los excluídos sexuales, de la locura.


de su serie "Ciudad" 2003 © Raúl Cañibano Ercilla

de su serie "Malecón Havanero" 2001 © Raúl Cañibano Ercilla


Todo eso se manifiesta en las calles que recorre este curioso fotógrafo que "humanizó" su ciudad. La alejó de los estereotipos de la fotografía de la Revolución Cubana.




de su serie "Apagón" 2005 © Raúl Cañibano Ercilla

 de su serie "Ciudad" 2002 © Raúl Cañibano Ercillade 


Cañibano entiende perfectamente el ritmo visual de La Havana actual como nadie.



de su serie "Ocaso" 2012 © Raúl Cañibano Ercilla

Y, por ello, ningún fotógrafo que vaya por primera vez a visitarla (como yo) puede dejar de conocer su trabajo previamente. Las calles de La Habana serán para siempre familiares gracias a él.


de su serie "Malecón Havanero" 2007 © Raúl Cañibano Ercilla



Si este post te ha parecido útil, cómprame un café!